¿Cómo entender la muerte de la mano de los ángeles?

JesiSan

Mensajes de Arcángel Azrael.

Este artículo lo dedico a todas aquellas personas que hemos pasado por este proceso, ya sea porque perdimos un ser querido al que amamos con todo el corazón o porqué pasamos por una enfermedad o duelo que nos llevó a esa delgada línea de morir en vida.

Para escribir sobre este tema pedí la guía de nuestros ángeles sobre el mensaje que debía dar y lo primero que me llegó es el no tener miedo a la muerte.

Desde que inició la pandemia muchos hemos perdido un ser querido, otros nos hemos enfermado y hemos tenido que pasar por un proceso de muerte en vida. La muerte está tocando y sensibilizando nuestras vidas, nos está permitiendo como un buen maestro estar más presentes en el hoy, dando importancia a lo que verdaderamente importa.

Cuando hablamos de la muerte podemos llegar a tener una sensación de temor, justo por que la muerte es un tema tabú. Nuestra relación con la muerte depende en gran medida de la cultura en la que nacemos, nos desarrollamos, y la manera en la que ésta ha sido concebida en nuestra familia y desde nuestros ancestros. Realmente no sabemos lo que pasa después, aunque hay estudios científicos de personas con experiencias cercanas a la muerte que nos dejan gran conocimiento sobre lo que viven. Nadie lo sabe. Ahora en este tiempo donde “hemos perdido” a un ser o muchos seres queridos lo que más abunda es el miedo. Lo vemos como una perdida. Los ángeles y nuestros guías nos invitan a no tener miedo a un proceso que es completamente natural y necesario para nuestra evolución.

¿Qué nos dicen los ángeles sobre la vida y la muerte?

La vida física es un estado de conciencia transitorio, la vida es un viaje y una estación de aprendizajes que ayudarán al alma a trascender experiencias, es una parada que le impulsará a evolucionar para poder cambiar de morada espiritual o saltar a nuevas dimensiones, la muerte es un camino que ayuda al alma a llegar al origen y a la fuente, a esa conciencia de amor infinito.

La muerte como los humanos la concebimos es sólo un cambio de estación a otra, es una terminal. La muerte es un cambio de un estado de consciencia. Realmente no se pierde nada. Sólo en la experiencia física se pierde el vehículo, se pierde el cuerpo, el cuerpo físico es temporal pero el alma es atemporal, es eterna.

Es completamente humano entender que cuando la muerte llega, ya no existe nada después de la vida física, pero eso es sólo una creencia cultural, es un espejismo del ego, es una cortina de humo que nos trae emociones de mucho miedo. Esas emociones son creadas por el ego mente al no entender de manera lógica lo que pasa después de la muerte.

La misma chispa que hace que un alma que ha decidido venir a la tierra nazca, es esa misma chispa que se encuentra en el plan divino, la que guía el cambio de experiencia y este cambio de conciencia.

Cuando el alma ha terminado su recorrido por esta estación a la que nosotros llamamos vida, o cuando nuestro cuerpo ya no permite que el alma siga evolucionando, es el momento en el que ese ciclo termine,  “la transición es necesaria e inevitable”

Cuando morimos nunca estamos solos

Como humanos y debido a nuestras creencias podemos llegar a pensar que cuando morimos estamos solos y no es así. Al momento de hacer esta transición nos acompaña en todo momento Arcangel Azrael. Él es quien guía el proceso junto con otros ángeles que tienen esta misión, ellos están siempre con nosotros justo en el momento de este cambio y proceso.

Cuando una persona muere hay un periodo en el que se debe dejar “el personaje” el personaje es ese “tú” de la experiencia física, es en este lapso donde los ángeles nos apoyan y nos guían para trascender todas las emociones que tuvimos antes de morir para quitarnos toda la densidad. Un ejemplo más claro de esto es la carga o nuestra mochila por así decirlo, entre más ligeros nos vayamos mucho mejor……los ángeles están ayudándonos en este proceso, y si tenemos un ser querido que ya trascendió, esa persona paso por esta etapa, pero siempre acompañado.

Cuando como almas salimos de la tierra, podemos ir a muchas moradas espirituales o planos con diferentes niveles de conciencia, acorde a la frecuencia con la que nuestra alma concluyó al momento de trascender es la morada que le corresponde. Si el alma no quiso hacer su trabajo, no trabajó su sanación, su paz interior, si no dejó un legado de amor y servicio, si no vivió una vida con propósito, no puede ir a niveles espirituales más elevados, por lo que debe continuar con su proceso evolutivo.

Durante la vida en la tierra el alma se lleva la experiencia, los aprendizajes, lo que enseñaste, el servicio y la ayuda que diste a otros, lo que perdonaste, las decisiones que hiciste, todo eso es parte del proceso evolutivo del alma. En el momento de la muerte, el alma pasa por un periodo de transición donde se te presentan escenas de tu vida: las decisiones que postergaste por miedo, temas inconclusos, aprendizajes no asimilados, absolutamente todo queda al descubierto, para muchos esta etapa es de lo más difícil porque debes verte con mucha compasión, ellos dicen que entre más ligera lleves tu mochila, entre menos carga lleves es mucho mejor.

¿Cómo llevar la mochila más ligera?

Los ángeles nos invitan a quitar peso a nuestra mochila, trabajando nuestra paz interior: ¿cómo lo hacemos? Trabajando un corazón intacto, haciendo las paces con nuestros padres, nuestra familia, sabiendo que todos ellos han cumplido su rol, han sido nuestros maestros de vida, han sido esos personajes que nos dejaron lecciones significativas, “trasciende la lección y la carga será disuelta”, perdónate, pide perdón y perdona.

No te detengas en la vida por miedo, si tienes un sueño ve por él, las decisiones que postergamos por miedo, es lo que más carga produce en el alma, ¡inténtalo!

 “Recuerda lo más importante no es el resultado sino todas lo que aprendiste durante el proceso”

Disfruta cada momento

Los ángeles muestran que cuanto más estás en el momento presente, agradeciendo lo que tienes en el aquí y ahora más liberado te sentirás. Ámate a tí, ama a los que por un periodo estarán contigo, ellos tienen su propósito que cumplir en tu vida y tú en la de ellos, ama la vida, ama tu vida.

Recuerda que todo es transitorio, cual sea la situación por la que estás pasando, es solo un por ahora, confía en que todo en la vida es pasajero y que la vida es constante cambio.

La felicidad es un estado interno, nada en el exterior te dará la felicidad. Ser feliz es una decisión personal…deja de dar tu poder a personas, situaciones, o posesiones.

Dentro de ti reside un gran poder…nadie ni nada te hará feliz…la felicidad ya es en ti si tu así lo decides…

La felicidad es un estado interno, nada en el exterior te dará la felicidad. Ser feliz es una decisión personal…deja de dar tu poder a personas, situaciones, o posesiones.

Dentro de ti reside un gran poder…nadie ni nada te hará feliz…la felicidad ya es en ti si tu así lo decides…

La muerte nos enseña a tener otra perspectiva de la vida. Nos ayuda a poner prioridades, a vivir más en el presente. Nos ayuda a definir qué es lo realmente importante.

Espero de corazón este artículo te dé un panorama más amplio de lo que es la muerte, te proporcione la paz que necesitas si has atravesado por un proceso de duelo.

Si necesitas profundizar en el mensaje te dejo este video. Te mando un abracito al alma.

Con amor: Jesi Sánchez

Pin It on Pinterest

Share This